Informes de la Contralora quedan en nada