Trump exime a Puerto Rico de las Leyes de Cabotaje

Ha sido criticado y congresistas lo están presionando.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    No hay suficientes camiones ni combustible para distribuir la ayuda que se ha enviado a la isla.

    (Published miércoles 27 de septiembre de 2017)

    Ante la presión para que envíe más ayuda a la destruida isla de Puerto Rico tras el paso del huracán María, el presidente Donald Trump relevó por 10 días a la Isla de las Leyes de Cabotaje. 

    Así lo dejó saber Thomas Bossert, asesor del presidente en temas de Seguridad Nacional.

    Tanto republicanos como demócratas habían presionado a Trump para que dispensara la Ley Jones, argumentando que podría ayudar a que lleguen los suministros que se necesitan desesperadamente en la isla de forma más rápida y menos costosa.

    La secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, suspendió la ley a principios del mes para ayudar a aliviar la escasez de combustible en el sureste del país luego de los huracanes Harvey e Irma. Esa orden incluía a Puerto Rico, pero expiró la semana pasada poco después de que el huracán María azotara a la isla.

    El gobierno de Trump había dicho que una suspensión no era necesaria en esta ocasión debido a que había suficientes barcos disponibles para transportar bienes a Puerto Rico. Funcionarios en el Departamento de Seguridad Nacional, que hablaron bajo condición de anonimato debido a que no estaban autorizados para hablar del tema públicamente, indicaron que el obstáculo es descargar los bienes en los puertos dañados de la isla y llevar esos suministros tierra adentro. En una conferencia telefónica con medios de comunicación hicieron observaciones para justificar la decisión del gobierno.

    Cuando lo cuestionaron por esa decisión mientras dejaba la Casa Blanca para promover su plan de impuestos en un evento en Indiana, Trump insinuó que estaría abierto a la posibilidad de cambiar de parecer. Dijo que algunos directores de la industria naviera se opusieron a una suspensión temporal.

    “Bueno, estamos pensando en eso”, dijo el mandatario. “Pero tenemos muchos transportistas, mucha gente y mucha gente que trabaja en la industria naviera que no quieren que se suspenda la Ley Jones. Tenemos muchos barcos allá en estos momentos”.

    Incluso antes de que la tormenta tocara tierra, el envío de bienes domésticos y comerciales a Puerto Rico costaba casi el doble a comparación del envío a Jamaica y República Dominicana, donde las embarcaciones pueden atracar libremente. A las Islas Vírgenes de Estados Unidos el Congreso les otorgó una dispensa legal y permanente de la Ley Jones, pero no a Puerto Rico.

    El senador republicano de Arizona, John McCain, solicitó al Departamento de Seguridad Nacional que levante el Ley.

    McCain se une al reclamo de la representante de Nueva York, Nydia Velázquez. 

    La Ley Jones, conocida también como las Leyes de Cabotaje, requiere que todo lo que llegue y salga de Puerto Rico se transporte en barcos construidos en Estados Unidos y con una tripulación estadounidense, lo que dificulta y atrasa la llegada de suministros a la Isla.

    “Los costos de envío desde Estados Unidos a Puerto Rico son el doble de lo que cuesta para las islas vecinas”, sostuvo McCain en su pedido urgente.

    McCain recordó que el Departamento tiene la habilidad de suspender la Ley y que lo ha hecho anteriormente. Dijo además que le preocupa grandemente que no se haya hecho aun.

    “Es inaceptable obligar a la gente de Puerto Rico a pagar el doble por comida, agua y suministros debido al Acta Jones… Ahora, más que nunca, es momento de revocar esta opresiva y arcaica Ley”, sostuvo el Congresista.