En tétricas condiciones el cementerio de Isla Verde