Habrá pavo a pesar del duro embate de María