Llenas de alegría familias que desocuparon albergues