Más de 350 personas permanecen refugiadas