Pesquera no cree que fueron balas de salva