Rivera Marín, firme en su posición sobre la Ley 80