Los hispanos sí pagan sus impuestos en EE.UU.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Los hispanos sí pagan impuestos

    Mientras que Donald Trump evade ese pago, los inmigrantes indocumentados cumplen sus obligaciones. (Publicado martes 4 de octubre de 2016)

    Para aquellos a quienes la cultura del más despierto, del que más se aprovecha del otro, le puede resultar muy grato escuchar a Donald Trump hablando sobre sus habilidades para no pagar impuestos. Pero para la comunidad hispana, que ha sido objeto del desprecio del magnate, no resulta tan chistoso.

    La explicación es sencilla. Son muchos los asalariados que vienen de latinoamérica y deben pagar una gran cantidad de sus ingresos por retenciones. Eso quiere decir que el esfuerzo de esa comunidad no trae consigo ninguna posibilidad de evasión

    Se estima que los hispanos pagan hasta 12 mil millones de dólares al año en impuestos. En la mayoría de los casos, pueden recibir algunos servicios de emergencia, y sus hijos (en el caso de que sean ciudadanos estadounidenses) pueden asistir a las escuelas públicas.

    Se estima que estos inmigrantes indocumentados contribuyen con el 8 % de sus ingresos a las arcas públicas locales y estatales. Ese grupo no puede darse el lujo de mostrar sus habilidades ocultas, como ha dicho Trump que ha hecho, al momento de declarar sus ingresos. Solo le queda pagar el tributo.

    Gente que trabaja preparando las declaraciones anuales puede certificar que hay quien paga entre el 20 y el 40%. Pertenecen a la clase media y la clase trabajadora. Esa misma gente que prepara las declaraciones sabe que los más ricos suelen encontrar atajos para librarse de los impuestos.

    Hay quien agrega pérdidas, viajes y comidas, como posiblemente hizo el actual candidato republicano.

    Lo más cruel de esta situación es saber que los indocumentados, que pagan impuestos a cambio de salarios por debajo de lo habitual, no tienen acceso a créditos ni a otro tipo de planes gubernamentales. A ellos, las palabras de Trump no les resultan nada graciosas.