leyes de inmigración

Inmigración e impuestos: lo que debes saber si eres indocumentado o un residente legal permanente

Ya sea que seas un residente permanente legal o un inmigrante indocumentado, el conocimiento básico de tus obligaciones fiscales es primordial para evitar posibles consecuencias de inmigración. 

Telemundo

Para los inmigrantes -tanto indocumentados como titulares de la tarjeta verde- que trabajan en los Estados Unidos, el sistema fiscal puede ser bastante confuso. Es tan complejo que incluso muchos estadounidenses nativos tienen dificultades para presentar la declaración cada año. Pero lo que sí está claro es que los impuestos sobre la renta pueden afectar el estado migratorio.

En los países de América Latina es común que el gobierno retenga los impuestos de los cheques de pago, por ende, los contribuyentes no están obligados a presentar una declaración de impuestos sobre la renta cada año. Pero las leyes fiscales de Estados Unidos requieren que los contribuyentes con ingresos superiores a ciertos niveles presenten una declaración anual de impuestos. 

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Ya sea que seas un residente permanente legal o un inmigrante indocumentado, el conocimiento básico de tus obligaciones fiscales es primordial para evitar posibles consecuencias de inmigración. 

PAGAR IMPUESTOS COMO INMIGRANTE INDOCUMENTADO

Si eres indocumentado, existen muy buenas razones para pagar impuestos. El pago de impuestos entra dentro del concepto de buen carácter moral. Ser una persona de buen carácter moral es a menudo un criterio indispensable para varios beneficios de inmigración. Si llegas a calificar para tales beneficios de inmigración en el futuro, el pago de impuestos contribuye a tu buen carácter moral.

CANCELACIÓN DE DEPORTACIÓN

En algunos casos, un inmigrante indocumentado puede obtener una tarjeta verde mediante la cancelación de la deportación. Ciertas personas pueden calificar para la cancelación de la deportación después de haber sido puestas en proceso de deportación. 

De conformidad con las leyes de inmigración, la cancelación de la deportación está disponible para un residente no permanente de los Estados Unidos en cualquier estado migratorio que cumpla con todos los siguientes requisitos:

  • Ha estado viviendo continuamente (presente físicamente) en los Estados Unidos durante al menos 10 años
  • Ha sido una persona de buen carácter moral durante todo este tiempo
  • No ha sido condenado por ciertos delitos o violado ciertas leyes
  • Establece que la remoción resultaría en "dificultades excepcionales y extremadamente inusuales" para el cónyuge, padre o hijo del extranjero que sea ciudadano de los Estados Unidos o residente permanente legal.

En general, una cancelación exitosa de un caso de deportación también resultará en que el inmigrante reciba una tarjeta verde. Sin embargo, es más complicado que simplemente cumplir con los requisitos. Hay un límite numérico en las tarjetas verdes disponibles y el juez de inmigración tiene discreción. Por lo tanto, proporcionar una amplia evidencia (incluido el pago de impuestos) es un comienzo sólido para demostrar que eres honesto y mereces que se te permita permanecer en el país y recibir una tarjeta verde.

La presentación de impuestos sobre la renta podría desempeñar un papel fundamental en una posible reforma migratoria. De aprobarse una amnistía, uno de los requisitos sería demostrar presencia física y buen carácter moral, y la evidencia será un historial de declaraciones de impuestos. 

TARJETA VERDE / PRESENCIA SUSTANCIAL 

El IRS utiliza dos pruebas, la prueba de la tarjeta verde y la prueba de presencia sustancial, para evaluar tu condición de extranjero. Si cumples con los requisitos de cualquiera de los dos, el IRS te considera un extranjero residente a los efectos del impuesto sobre la renta; de lo contrario, te clasifica como un extranjero no residente. Tales términos son solo para fines fiscales y no implican un beneficio de inmigración. 

Si tienes una tarjeta verde, eres un extranjero residente. Si no tienes una tarjeta de residencia y pasas al menos 31 días en el país durante el impuesto actual y un total de 183 días durante los últimos tres años fiscales (incluido el año fiscal actual), en general cumplirías con la prueba de presencia física y también serías clasificado como un extranjero residente.

Como extranjero residente, estás sujeto a las mismas reglas fiscales que los ciudadanos estadounidenses. Esto significa que debes declarar todos los ingresos que obtengas en las declaraciones de impuestos anuales, independientemente del país en el que los obtengas. Un extranjero no residente también debe pagar impuestos sobre la renta al IRS, pero solo sobre los ingresos que están efectivamente conectados a los Estados Unidos, que en general incluyen el dinero que ganas mientras estás en el país. 

La presentación adecuada de impuestos sobre la renta es esencial para los residentes permanentes, ya que es posible perder tu condición de residente permanente legal en función de cómo declaras (o no declaras) impuestos. También afecta tu capacidad para solicitar la ciudadanía estadounidense. 

PRESENTAR BAJO EL ESTADO DE RESIDENCIA CORRECTO

Hay un par de formas comunes en las que los impuestos pueden afectar tu condición de residente permanente. Primero, puede haber algunas ventajas fiscales para presentar tu declaración de impuestos sobre la renta como no residente, pero esto podría afectar de forma negativa tu estado migratorio. El IRS tiene su propia forma de calcular quién se considera residente frente a un extranjero no residente. Presentar impuestos al IRS como “no residente” puede llevar al gobierno a creer que eres residente en otro país y has abandonado tu residencia permanente en los Estados Unidos. Consulta a un abogado de inmigración acreditado si tienes dudas al respecto. 

Asimismo, pagar impuestos en otro país podría crear la presunción de que también resides en ese país. Una forma en que este problema podría exponerse es a través de una entrevista de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) al volver a ingresar a los Estados Unidos. El oficial de CBP puede preguntarte si obtuviste ingresos o pagaste impuestos en otro país. Si CBP determina que has estado residiendo en otro país, podría llevarte a la Corte de Inmigración para un proceso de deportación.

REVISIÓN DEL HISTORIAL FISCAL CUANDO SOLICITAS LA CIUDADANÍA 

Aquí es cuando demuestras buen carácter moral. No hace falta decirlo, mantener tu estatus de residente permanente es esencial para la ciudadanía estadounidense. Además, la falta de declaración de impuestos puede afectar de forma negativa tu capacidad para obtener la ciudadanía. 

Los criterios para la naturalización requieren que demuestres buen carácter moral. Al preparar el Formulario N-400, Solicitud de naturalización, se te harán preguntas específicas sobre la presentación de impuestos. Si el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) cree que has evitado tus obligaciones tributarias de alguna manera, es probable que rechacen la solicitud basándose en el requisito de buen carácter moral.

Si planeas solicitar la naturalización y no has presentado declaraciones de impuestos o no has pagado impuestos en el pasado, puedes resolver el problema. Establece un plan de pago (llamado oferta de compromiso) con el IRS y realiza pagos puntuales. En tu entrevista de naturalización, muestra al oficial de USCIS la carta del IRS que detalla el plan de pago junto con los recibos de los pagos ya realizados. 

TARJETA VERDE VENCIDA

Continúas siendo residente permanente de los Estados Unidos aún si tu tarjeta verde ha expirado. De la misma manera, continúas teniendo las mismas obligaciones de declaración de impuestos. Puedes renovar tu tarjeta verde presentando el Formulario I-90, Solicitud para reemplazar la tarjeta de residente permanente. Si te has atrasado en los impuestos, no afectará la renovación de tu tarjeta de residencia. Pero podría afectar los beneficios futuros de inmigración. Por lo tanto, actúa comunicándote con un profesional de impuestos y / o estableciendo un plan de pago con el IRS.

DECLARACIÓN DE IMPUESTOS CONJUNTA 

Los impuestos también pueden afectar a las personas que han inmigrado recientemente por matrimonio con un ciudadano estadounidense o residente permanente. Si llegaste recientemente a los como prometido o cónyuge K-1, debes presentar una declaración conjunta con tu cónyuge en la próxima declaración de impuestos. Al presentar el Formulario I-485 para ajustar el estado de residente permanente sobre la base del matrimonio, debes demostrar que el matrimonio es de buena fe. Deberás presentar varios documentos como prueba de que tu matrimonio es genuino, y los documentos fiscales son fundamentales. USCIS revisará tus declaraciones de impuestos (para cualquier año relevante) para confirmar que fueron presentadas de manera conjunta.

Después de dos años como residente condicional, deberás presentar el Formulario I-751, Petición para eliminar las condiciones de residencia. Nuevamente, debes establecer que tú y tu cónyuge tienen un matrimonio de buena fe. La presentación de declaraciones de impuestos presentadas de forma conjunta es una prueba esencial que debe incluirse con la petición I-751.

IMPUESTO DE SALIDA AL RENUNCIAR A LA TARJETA VERDE 

Si estás considerando entregar tu tarjeta de residencia y mudarse a otro país, habla con un profesional de impuestos sobre las consecuencias. Cada año, algunos residentes permanentes presentan el Formulario I-407 para abandonar voluntariamente su condición de residente permanente legal en los Estados Unidos. Aunque puede haber algunas ventajas fiscales, también existen elevados costes fiscales. Expatriarse del sistema tributario estadounidense genera un impuesto de salida. Habla con tu profesional de impuestos para ver cómo el impuesto de salida afecta tu situación.

REQUISITOS DE INGRESOS PARA PATROCINADORES DE MIEMBROS DE LA FAMILIA

Si deseas ayudar a un miembro de tu familia a emigrar y obtener una tarjeta verde, deberás actuar como patrocinador. Para ello, deberás presentar el Formulario I-864, Declaración jurada de apoyo. Dicho formulario es necesario para demostrar que se tienen los medios financieros para apoyar al inmigrante que patrocinas. 

Como patrocinador, debes proporcionar evidencia de que tus ingresos son al menos el 125% de las pautas federales de pobreza (con algunas excepciones). Las declaraciones de impuestos federales presentadas ante el IRS son su prueba histórica de ingresos.

No todo el mundo está obligado a presentar una declaración de impuestos sobre la renta todos los años. Dependerá de tu nivel de ingresos, tu edad y estado civil para efectos de la declaración. 

La Guía de Impuestos para Inmigrantes del IRS responde a  las dudas más comunes. Visita https://www.irs.gov/individuals/international-taxpayers/tax-information-and-responsibilities-for-new-immigrants-to-the-united-states para más detalles. 

Contáctanos