Adam Anhang nunca imaginó que lo fueran a asesinar