La Opinión de Jay: Gobernador, consejo de pana