"Satélites" norcoreanos serían ensayos de misiles nucleares

La comunidad internacional considera que el programa espacial del régimen es falso.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    La ONU castiga a Corea del Norte con más sanciones petroleras y comerciales

    La ONU endureció sus sanciones contra Corea del Norte, limitando aún más su acceso a productos petroleros, vetando sus exportaciones en varios sectores y forzando a regresar al país a ciudadanos que trabajan fuera. (Publicado martes 26 de diciembre de 2017)

    Corea del Norte defendió el lunes su "derecho legítimo" de lanzar cohetes con satélites espaciales y afirmó que seguirá adelante con este tipo de programas, considerados por la comunidad internacional como un ensayo encubierto de misiles.

    "Nuestros lanzamientos de satélites son un ejercicio legítimo de un derecho reconocido por la Carta de las Naciones Unidas", y se basan en "la ley internacional sobre el uso pacífico del espacio", se indica en un artículo publicado hoy por el diario oficial norcoreano Rodong Sinmun.

    Pyongyang continuará persiguiendo su "desarrollo pacífico" de programas espaciales "en línea con la tendencia internacional", según el artículo, que menciona otros lanzamientos de cohetes equipados con satélites durante este año por parte de países como Argelia o Venezuela.

    El pasado 7 de febrero, el régimen que lidera Kim Jong-un llevó a cabo su hasta ahora último lanzamiento de un cohete espacial, una acción que la comunidad internacional condenó al considerarla un ensayo encubierto de proyectiles de largo alcance.

    El test, unido a la prueba nuclear realizada un mes antes, llevó a que la ONU impusiera nuevas y más estrictas sanciones a Pyongyang.

    Asimismo, a finales del pasado noviembre, Corea del Norte llevó a cabo su más reciente ensayo armamentístico, el lanzamiento de un misil balístico de largo alcance que sería capaz de golpear cualquier punto del territorio continental de Estados Unidos.

    Este test le valió a Pyongyang una nueva ronda de medidas punitivas aprobadas el pasado viernes por el Consejo de Seguridad de la ONU, con las que se pretende intensificar aún más el aislamiento del país asiático, secar todas sus vías de financiación y forzarle a sentarse en la mesa de negociaciones.