La “Hora del Planeta”, apagón mundial contra el cambio climático

La iniciativa nació hace más de una década en Australia para concientizar sobre el problema.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El Kremlin y otros 2,000 edificios de Moscú se apagan a la "Hora del Planeta"

    El Kremlin y otros 2,000 edificios de la capital rusa apagaron este sábado su iluminación exterior durante exactamente una hora, sumándose así a la iniciativa global de la Hora del Planeta, coordinada por el Fondo para la Conservación de la Naturaleza (WWF). (Publicado sábado 30 de marzo de 2019)

    Las luces del emblemático edificio de la Ópera y del Puente de la Bahía de Sídney, en Australia, fueron las primeras en apagarse este sábado durante una hora a partir de las 8:30 p.m. como parte de una campaña de concienciación ecologista mundial.

    La campaña de la Hora del Planeta, organizado por la ONG World Wide Fund (WWF) tiene como objeto "sensibilizar a ciudadanos de todo el mundo sobre la importancia de la naturaleza e inspirar acciones globales para conservarla", explicó la organización ecologista en un comunicado.

    Más de 470 ayuntamientos, 150 empresas, 200 organizaciones y 8,00 ciudadanos de todo el planeta se sumaron a la iniciativa, que incluyó el apagón simbólico a las 8:30 p.m. hora local de edificios célebres de todo el mundo, como la Torre Eiffel, de París; el Empire State Building, de Nueva York; o el Burj Khalifa, de Dubái.

    "La Hora del Planeta 2019 nos brinda una poderosa oportunidad para poner en marcha un movimiento imparable por la naturaleza que contribuya a asegurar un compromiso internacional para detener y revertir la merma de los ecosistemas," declaró Marco Lambertini, director general de WWF, en un comunicado.

    El cambio climático amenazaría la seguridad nacional

    El cambio climático amenazaría la seguridad nacional

    Podría haber inundaciones de proporciones históricas y sin precedentes esta primavera.

    (Publicado viernes 22 de marzo de 2019)

    La Hora del Planeta nació hace más de un decenio, en 2007, en Sídney, como gesto simbólico para llamar la atención sobre el problema del cambio climático.

    Como novedad, este año el apagón voluntario incluyó tres retos añadidos: no comer carne, no consumir plásticos y no emitir CO2 a lo largo del día, como aportaciones particulares para ayudar a frenar la pérdida de biodiversidad.