América Central

Masacre en Costa Rica: queman y matan a tiros a seis en una finca

Entre los fallecidos se encuentra un estadounidense; las autoridades no tienen pistas ni sospechosos.

GETTY IMAGES

SAN JOSÉ, Costa Rica — El asesinato múltiple de seis personas en una finca agrícola conmocionó el lunes a Costa Rica y mantiene ocupadas a las autoridades, que aún no tienen claro los motivos del hecho.

Entre los fallecidos está el estadounidense Steve Paul Sandusky, quien fue hallado en su propiedad junto a otras cinco víctimas costarricenses que llegaron el domingo a su finca en Llano Bonito de Buenos Aires de Puntarenas, en la zona sur del país.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

El crimen consterna al país de Centroamérica con la menor tasa de homicidios (11.1 por cada 100,000 habitantes) y con un promedio diario de 1.5 muertes de este tipo por día, por lo que el hallazgo de seis personas en un solo hecho es motivo de preocupación y un amplio despliegue policial.

UN ESTADOUNIDENSE SE ENCUENTRA ENTRE LAS VÍCTIMAS

Según detalló el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza, Sandusky era residente en Costa Rica, donde poseía esta propiedad agrícola, y habría llamado a un hombre de apellidos Quesada Cascante de 44 años para que hiciera reparaciones a una maquinaria.

Quesada Cascante viajó a la propiedad de Sandusky en compañía de su esposa de 41 años y su hijo de 20 años, además de otras dos personas de apellidos Borbón y Zúñiga.

El relato policial indica que los familiares de estas personas perdieron contacto con ellos pasado el mediodía del domingo, por lo que al percatarse que no había regresado a sus casas en la noche, salieron a buscarlos.

Los familiares reportaron a la policía el hallazgo de los seis cuerpos en la propiedad de Sandusky a eso de la 1:00 a.m. El estadounidense y otra de las víctimas fueron encontrados calcinados, mientras que a otro de los cuerpos lo habían roseado con combustible, pero no fue quemado. Los cuerpos restantes tenían impactos de bala.

Preliminarmente, las autoridades presumen que el móvil del crimen habría sido el robo, pues la casa del estadounidense mostraba signos de haber sido registrada y una de las ventanas estaba quebrada.

El acceso a la casa constaba de un camino privado de aproximadamente dos millas y media hasta una calle pública.

Lo que empezó como una pequeña grieta en una calle hace unos meses, hoy es un gran hundimiento que desde septiembre ha destruido 30 casas.

La violencia del crimen y la poca claridad sobre los hechos dada la lejanía del lugar, obligaron al OIJ a desplazar equipos de inspecciones oculares y medicina forense desde San José para tratar de encontrar pistas que permitan determinar lo sucedido y hallar a los responsables, pues hasta el momento no hay sospechosos de este múltiple asesinato.

The Associated Press consultó a la Embajada de los Estados Unidos en Costa Rica sobre la identidad del estadounidense fallecido y si se habían hecho gestiones para contactar a sus familiares. Sin embargo se indicó que debido a la Ley de Privacidad no se puede brindar ningún dato al respecto.

Contáctanos