Terminó la pesadilla tras comprar un auto inundado