Fuerte falta y al árbitro no le tiembla la mano para expulsarlo