Mensaje en red social habría detonado baño de sangre