Secretario del Tesoro Federal acepta crisis humanitaria en la Isla

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ''El Congreso estadounidense debe favorecer una normativa que ayude a Puerto Rico a afrontar la reestructuración de su deuda''. (Published lunes 9 de mayo de 2016)

    El secretario del Tesoro de EE.UU., Jacob Lew, dijo hoy que el Congreso estadounidense debe favorecer una normativa que ayude a Puerto Rico a afrontar la reestructuración de su deuda como paso para superar los problemas de liquidez, ya que de no hacerlo la isla se enfrenta a una crisis humanitaria.

    "Hay que actuar hoy para evitar que los niños puertorriqueños se queden sin medicamentos para su diálisis", señaló Lew en una conferencia de prensa para la que se eligió el Centro Médico -principal hospital público de la isla-, como forma de llamar la atención sobre el problema.

    Lew, en la que es su segunda visita a Puerto Rico en lo que va de año tras la realizada el pasado enero, urgió al Congreso a actuar con rapidez, ya que el Gobierno local no puede a la vez pagar a los acreedores y prestar servicios básicos a la población.

    "Es el momento de actuar", enfatizó, tras matizar que cuando el pasado mes de noviembre el Gobierno de Barack Obama pidió al Congreso que favoreciera legislación para reestructurar una deuda superior a los 70.000 millones de dólares los legisladores en Washington no eran conscientes de la magnitud del problema.

    Alto calibre│ Telenoticias 5 PM

    Alto calibre│ Telenoticias 5 PM
    Te sorprenderá cuántas mujeres poseen un arma de fuego en Puerto Rico. No te pierdas la serie especial del Equipo T, desde este martes a las 5 pm. (Publicado miércoles 11 de mayo de 2016)

    Lew subrayó que ya no hay más tiempo y que el próximo 1 de julio el Gobierno tiene que hacer frente a vencimientos de deuda por 2.000 millones de dólares, incluidos 700 millones de bonos de obligaciones generales que están garantizados por la Constitución local.

    El Ejecutivo podría verse obligado entonces a pagar al menos esos 700 millones, con lo que, ante la falta de liquidez, tendrían que dejar de atenderse servicios básicos a la población, incluidos los de primera necesidad que presta el Centro Médico.