Samsung devolvería dinero a compradores del Galaxy Note 7

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    CPSC

    El grupo tecnológico surcoreano Samsung ofrecerá a los clientes que han comprado el teléfono Galaxy Note 7 la posibilidad de recuperar su dinero o cambiar el aparato por otro modelo con una compensación si fuera más barato, han explicado este martes a Efe fuentes de la compañía en España.

    Samsung prepara un procedimiento, que estará listo en cuestión de días, para que los clientes conozcan los trámites a seguir para devolverlo.

    Los persistentes y peligrosos casos de combustión del teléfono Galaxy Note 7 de Samsung Electronics obligaron el martes a la compañía a pedir, por seguridad, que no sean encendidos y anunciar que dejará de fabricarlo, con lo que las pérdidas en ventas podrían alcanzar los $17,000 millones de dólares.

    "Samsung ha finalizado su producción del Galaxy Note 7. Se entiende que de manera definitiva", explicó el martes a Efe un portavoz del mayor productor mundial de "smartphones".

    La decisión llegó horas después de que anunciara que congelaba las ventas de estos teléfonos y pidiera no usarlos a raíz de conocerse en la última semana varios casos en los que los terminales que la empresa había entregado como reemplazo de los primeros aparatos defectuosos también se habían incendiado.

    Ese anuncio de por sí ya causó que la empresa se hundiera en la Bolsa de Seúl, donde su acciones cayeron un 8.04% -su mayor desplome en ocho años- ante los temores a que este episodio dañe severamente su salud financiera.

    La gravedad del caso hace complicado calcular el verdadero alcance y el peso que acabará teniendo este problema en la imagen de marca y en los balances de la empresa.

    Por esta cancelación definitiva de la producción del Galaxy Note 7 se calcula que Samsung podría dejar de vender en torno a unos 20 millones de teléfonos previstos inicialmente, lo que le supondría dejar de ingresar hasta $17,000 millones.

    Los analistas consideran, no obstante, que la situación de Samsung -que cayó el lunes un 1,5 por ciento tras conocerse la paralización de la producción de estos teléfonos- durará sólo unos días, y que, en todo caso, la compañía podrá compensar las pérdidas con otros sectores, incluyendo su negocio de fabricación de chips.

    Está por ver además como afectará al resto de sus productos la mala fama que ya está indisolublemente ligada al modelo Galaxy Note 7.

    La última serie de casos reportados sobre teléfonos que -pese a ser unidades de reemplazo que la compañía consideraba libres de toda avería- se incendiaron ha ahondado el mal trance que atraviesa Samsung.

    "Aquellos consumidores que tengan o bien un Galaxy Note 7 original o bien un dispositivo de reemplazo deberían apagarlos y dejar de utilizar los terminales", explicó en un escueto texto publicado por el gigante tecnológico surcoreano.

    La crisis del Galaxy Note 7 comenzó apenas unos días después de que Samsung comenzara a vender el 19 de agosto este "phablet" o "tabléfono" llamado a ser uno de sus nuevos productos de bandera y a hacer frente al nuevo iPhone 7.