“Soy culpable”: así se salva de segunda condena a muerte