Causó una masacre y ahora lo sentenciaron a muerte