Shanghái, China (EFE).- El fabricante alemán de automóviles de lujo BMW retirará 120.246 vehículos del mercado chino a partir del próximo 10 de mayo, para reparar posibles problemas en una cobertura defectuosa de los cables del sistema de la batería, informó hoy la agencia oficial de noticias Xinhua.

Según anunció la Administración General de Supervisión de la Calidad, Inspección y Cuarentena, se trata de modelos de las series BMW 5 y BMW 6, tanto fabricados en China como importados, entre los años 2003 y 2012.

El problema consiste en que el cable mencionado puede estar incorrectamente instalado en algunos casos, lo que podría provocar que no funcionase el sistema eléctrico del vehículo, y, en consecuencia, que no arrancase el motor o, en el peor de los casos, que se incendiase.
BMW y sus concesionarios localizarán a los dueños de los vehículos para llevar a cabo una reparación gratuita del problema.

Hace dos meses BMW también tuvo que retirar 3.406 vehículos de importación en el mercado chino, del modelo Mini Cooper, para reparar un fallo en la bomba de elevación del agua que se utiliza para refrigerar el sistema electrónico del coche.

La medida formó parte de las cerca de 235.000 unidades de ese modelo que BMW retiró en todo el mundo por ese problema.

En noviembre pasado el fabricante alemán anunció también la retirada de 3.198 vehículos del mercado por un problema similar en las bombas de agua que refrigerar el sistema eléctrico, aunque la compañía no dio detalles sobre si en todos los casos el fallo fue el mismo.

BMW aumentó sus ventas de coches en China en un 38 por ciento durante 2011, hasta las 232.586 unidades, y este año planea introducir en el mercado otro modelo compacto además del Mini, el X1.

Según las autoridades de inspección y cuarentena, las retiradas de automóviles por problemas de calidad, en ocasiones con repercusiones potenciales en la seguridad del vehículo, aumentaron un 55 por ciento en China durante el año pasado, lo que afectó a 1,83 millones de vehículos.

Con todo, el 93,7 por ciento de los vehículos afectados fueron de fabricación china.
El organismo puso en marcha el sistema de retirada de vehículos con defectos de fabricación en 2005 para mejorar la calidad de los automóviles que circulan por el gigante asiático.