Calvario dental: niños con caries acaban hospitalizados por bacteria