El horror de ser enterrado vivo, más frecuente de lo que se cree